Río+20 finalizó con sabor amargo

Estándar

Desde el 15 hasta el 22 de junio Rio de Janeiro le abrió sus puertas por un lado a la Cumbre de los Pueblos, donde representantes de movimientos sociales, grupos campesinos, ecologistas, pueblos indígenas y organismos defensores de los derechos humanos, posicionaron su crítica al planteo de la “economía verde”, eje central de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sustentable.

Por otro lado,a mitad de semana llegaron a la capital carioca un centenar de representantes de las naciones del mundo para discutir y asumir diferentes compromisos que tiene al cuidado del planeta como eje principal. El desafío era consensuar sobre el documento “El futuro que queremos”, aprobado horas antes del comienzo de Río+20.

“Es muy importante que se produzcan estos tipos de encuentros porque son momentos donde de alguna manera se genera un nuevo sentido común”, afirmó Pablo Lumerman, director de la Fundación Cambio Democrático que aborda los temas vinculados al desarrollo sustentable y los conflictos ambientales.

“La sensibilidad que hoy tiene la gente respecto al medio ambiente de alguna manera es resultado de un trabajo de concientización de la sociedad civil y de la academia, que comenzó veinte años atrás con la Cumbre de la Tierra, también desarrollada en Río de Janeiro, donde se puso de manifiesto la necesidad de armonizar la relación del hombre con la naturaleza”, explicó Lumerman.

Trás tres días de discursos y reuniones se aprobó con pocas objeciones un documento final que consta de una serie de principios, acciones y estrategias para que el mundo pueda iniciar una transición hacia una “economía verde inclusiva”, que tenga en cuenta el combate a la pobreza y la preservación del medio ambiente.

Atilio Alimena defensor del pueblo adjunto, integrante de la comitiva argentina oficial compara la reunión de Río92 donde hubo gran optimismo porque se empezaban a trabajar profundamente y con seriedad los temas ambientales y una gran esperanza sobre las propuestas.

“En Río+20 solo se ha tomado consciencia de la realidad en la que vive la sociedad mundial y se reconoce que las metas fijadas fueron demasiado exigentes”, finaliza Alimena.

La Declaración final de la Cumbre de los Pueblos denunció al sistema capitalista, racista y homofóbico de ser la verdadera causa de la crisis planetaria. Pone el acento en que son las corporaciones transnacionales las que continúan cometiendo violaciones directamente contra los pueblos y la naturaleza con total impunidad.

La triple crisis que vive el mundo, la ambiental, la financiera y la social sólo encontrará soluciones consensuando entre todos los actores del planeta.

Escucha las columnas en La Mañana

Recorre es esta visita virtual los biomas de Brasil

http://www.eravirtual.org/biomas/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s